top of page

Nadie nace sabiendo cómo dirigir creatividad

Actualizado: 20 mar

A propósito de los nuevos nombramientos dentro de Birth Group y de la oportunidad que he tenido de impulsar el crecimiento de personas clave dentro de mis equipos, es imposible no empatizar con su incertidumbre de si están real y completamente preparados o no para asumir un rol directivo, pero ¿Quién lo está?


Nadie nace sabiendo cómo dirigir creatividad, cómo inspirar o cómo sacar a flote un barco en medio de la tormenta de bomberazos, pitches y expectativas. La transición de ser un integrante del equipo a convertirse en quién es responsable de llevar la batuta, es un proceso que nadie te enseña en las aulas; se aprende en el campo de batalla de la industria, a menudo mirando hacia atrás, hacia aquellos directores creativos y de arte que nos marcaron, nos desafiaron y, en última instancia, nos prepararon para el momento de tomar las riendas.


La incertidumbre y las comparaciones son compañeras constantes en este viaje. ¿Seré suficiente? ¿Tengo lo que se necesita para no solo mantener el barco a flote sino también navegar hacia nuevos horizontes creativos?. La incertidumbre sobre las propias capacidades y el miedo al fracaso son sombras que acechan, pero también son combustible. En la industria de la publicidad, donde cada campaña es en buena parte un acto de fe, ser promovido significa comprender que el verdadero liderazgo creativo no se trata de tener todas las respuestas, sino de saber hacer las preguntas correctas y tener la valentía de seguir adelante y llevar las ideas del equipo al mejor puerto posible.


Los grandes líderes creativos que yo he conocido, fueron moldeados por las circunstancias, endurecidos por los desafíos y, lo más importante, inspirados por aquellos que vieron algo en ellos antes de que ellos mismos pudieran verlo. La realidad es que el crecimiento hacia roles de liderazgo en la creatividad no es un camino solitario. Está lleno de momentos de colaboración, de aprendizaje compartido y, sí, de tropiezos. Pero cada error, cada duda, cada triunfo, es una lección invaluable.


persona subiendo una montaña

En conclusión, a todos los creativos que están dudando de sí mismos, que temen dar ese paso en su carrera, debo decirles que sí es difícil la primera vez pero todo es difícil cuando se hace por primera vez, hasta andar en bicicleta. 



hombre con lentes y barba





Ángel Sánchez - VP Creative.

65 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page