top of page

De la evolución digital al nacimiento de la Inteligencia Artificial

Actualizado: 20 mar

Desde los vibrantes años 90 hasta nuestra actualidad, hemos sido testigos de una transformación monumental, impulsada por el auge imparable de Internet y las tecnologías emergentes. Pero, ¿qué ha cambiado realmente en nosotros, en nuestras motivaciones y comportamientos, a través de estas décadas de innovación digital?




representación conceptual que destaca la transición tecnológica desde los años 90 hasta la era de la inteligencia artificial

En los 90, estábamos fascinados por la novedad del mundo digital. Internet era ese nuevo territorio por explorar, lleno de posibilidades. Nos conectamos, poco a poco, a través de módems chirriantes, asombrados por la magia de enviar un correo electrónico o navegar por páginas web en su primitivo esplendor. Era la era del descubrimiento, donde la motivación era la curiosidad pura, el ansia de conectar de maneras que apenas empezábamos a entender.



Avanzamos hacia el nuevo milenio y,  con él, llegó una ola de innovaciones: smartphones, redes sociales, la nube. Estas tecnologías transformaron no solo cómo hacemos las cosas, sino cómo pensamos y nos relacionamos. La inmediatez se convirtió en reina, y nuestra paciencia empezó a desvanecerse en el aire digital. Las redes sociales remodelaron nuestras interacciones, poniendo el foco en la conexión constante, la validación a través de 'likes' y 'shares'. Nuestras motivaciones se tornaron más complejas, entrelazadas con la necesidad de pertenencia y reconocimiento en este nuevo mundo hiperconectado.


Y así llegamos a la actualidad, al amanecer de la era de la inteligencia artificial. Esta nueva frontera promete revoluciones aún más profundas en nuestra forma de vivir, trabajar y pensar. La IA, con su capacidad para aprender, adaptarse y superar los límites de la eficiencia humana, nos enfrenta a reflexiones sobre nuestra identidad y papel en un mundo donde las máquinas pueden superarnos en tareas que pensábamos eran exclusivamente nuestras.

Entonces, ¿qué podemos esperar del futuro? Lo cierto es que nos encontramos en un punto de inflexión, no solo tecnológico, sino también filosófico. La manera en que abordemos estas innovaciones, cómo las integremos en nuestra sociedad y en nuestro ser, definirá el próximo capítulo de la humanidad. La inteligencia artificial no es solo una herramienta; es un espejo que refleja nuestras ambiciones, miedos y, sobre todo, nuestra capacidad de adaptación.

Así que, reflexionemos sobre cómo hemos cambiado, sobre lo que hemos ganado y perdido en este camino digital. Pero, más importante aún, pensemos en cómo queremos moldear el futuro. Porque, al final del día, la tecnología es solo el lienzo; nosotros somos los artistas. Escrito por Jorge Mauleón, Director comercial de Birth Group Comentarios, dudas y reclamaciones: equipoeditorial@birth.com.mx


37 visualizaciones0 comentarios

תגובות


bottom of page